MICROFONO

Un artículo publicado en El Mundo revela cómo los autores tuvieron que ceder parte de sus derechos para que sus temas se escucharan en determinadas emisoras de radio. Interesante y esclarecedor.

Para que una canción fuera un éxito, “era imprescindible” que sonara en Los 40 Principales. Esta afirmación la explica el artículo de El Mundo  poniendo el ejemplo de” Macarena”, de Los del Río, uno de los temas más sonados en el mundo.

Si no sonaba en las ondas no existía, así que los autores se veían “obligados” a ceder parte de esos derechos. En el caso de la canción citada, se destaca que también los tiene “y los cobra” una editorial que hasta hace poco tiempo pertenecía al Grupo Prisa, a su vez propietaria de Los 40 Principales.

A esta práctica la denomina Rueda de las radios, “que durante decenios ha sido parte el negocio discográfico y destapa la realidad de que hechos parecidos a los que se investigan en la Audiencia Nacional desde hace tres meses (no en las radios, sino en las televisiones) son absolutamente habituales en este sector: la cesión de derechos como pago por sonar en medios”.

El artículo destaca que “mientras el procedimiento judicial avanza, una mirada atrás demuestra que la Rueda ya estaba inventada” y que igual que ahora se ceden derechos a las editoriales creadas por las propias televisiones -con el objetivo de que éstas puedan obtener un retorno de lo que tienen que pagar a la SGAE-, durante años quien quería sonar en las radios comerciales de España tuvo que pasar por caja”.

El fundador de Golpes Bajos y Cómplices, Teo Cardalda, asegura en este texto que él mismo cedió la editorial de sus primeras canciones al Grupo Prisa a cambio de que sonarán en Los 40.

“Todos cedíamos parte de nuestras editoriales para sonar en 40 Principales. Y per secula seculorum. Nunca he dicho nada ni he protestado por nada. ¿Por qué ahora se echa las manos a la cabeza pro negociar un contrato editorial con una televisión si es lo único que nos queda?”, se pregunta el músico y compositor.

Un exdirectivo de una multinacional del disco de la época afirma que normalmente se cedía el 50% de derechos a las radios, algo que era “habitual”.

Para el músico Álex de la Nuez esta práctica “es algo que siempre han hecho las radios de Prisa. No veo qué hay de malo en ello”. Y discrepa de las voces que aseguran que la música que suena en las madrugadas en las televisiones es de baja calidad. “¿Es mala calidad Jorge Pardo? Yo nunca he tenido música ahí, pero tampoco he dejado de obtener mis liquidaciones porque eso exista”, apunta.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

9 + seis =