Francisco Javier Sánchez RR HH en SGAE

Francisco Javier González Sánchez  fue nombrado en agosto director de Recursos Humanos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Su nombramiento fue anunciado a prensa el 1 de septiembre como parte de un “plan estratégico” de la entidad que los autores desconocen.

El nombramiento de Francisco Javier González Sánchez fue hecho público en una nota de prensa de SGAE aunque curiosamente bajo un escrito que pareciera venir de Fundación SGAE. Seguimos sin conocer bien el rumbo del Departamento de Comunicación en este y muchos otros aspectos.

En nuevo director de Recursos Humanos de SGAE probablemente fue nombrado en el mismo Consejo de Dirección en el que fuera elegida Janine Lorente y del que ACAM explicó sus detalles: sueldo mayor de 200.000 € e indemnización de 600.000 € desde el primer día de contratación. Decimos que probablemente porque SGAE no ha informado al socio de este nombramiento ni de el supuesto “plan estratégico” al que la nota de prensa hace referencia.

SGAE comunica que el nuevo jefe de RRHH, Javier González Sánchez, tiene “más de 20 años de experiencia en empresas de sectores diversos”, entre los que destaca “Telecomunicaciones, Logística y Transporte, Químico-Farmacéutico, Comunicación y Energético“, en empresas como “diario ABC, Grupo EON, Danzas o Schering”, y recalca que “es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Dirección de Recursos Humanos y Eficacia Organizacional en la misma universidad”.

Otra vez, un nombramiento totalmente ajeno a la gestión colectiva de los derechos de autor, al mundo de la creación y, lo que es aún más grave, alejado del mundo digital en el que ahora se mueven casi exclusivamente las demás sociedades de gestión y sus nuevos directivos. El perfil de D. Francisco Javier González Sánchez no tiene nada que ver con los autores, SGAE o el mundo de la industria cultural o digital.

Aunque bien es cierto que la posible razón por la que se contrata a quien tendrá un peso específico en la decisión de contratación de nuevo personal para gestionar nuestros derechos sería, y esto es solo una suposición, la gestión del más que probable ERE -encubierto o no- al que los resultados económicos de SGAE lleva sin remedio tras sucesivos años de pérdidas millonarias rodeadas de sanciones millonarias.

El estado financiero de SGAE, con pérdidas de recaudación acumuladas en los últimos tres ejercicios que superan el 30%, sanciones de más de 30 millones de euros, es incompatible con el mantenimiento del gasto social de la entidad. Las únicas fuentes de ingresos sociales son el descuento de administración a los socios y la asimilación de parte del Pendiente de Identificar prescrito. La bolsa del Pendiente de Identificar se repartió de manera muy dudosa entre 2012 y 2013, dejando esta fuente de liquidez a mínimos que impiden una salvación financiera aunque fuera momentánea. Si no hay liquidez, los gastos sociales se deben recortar, y eso es lo que nos hace presumir que un supuesto ERE sería inevitable.

Luis Felipe Palacios, que desde hace dos años se ocupaba de los Recursos Humanos de SGAE además de la Dirección Financiera de la entidad de gestión, deja las funciones de RRHH y avala la contratación de un nuevo director. Parecía que SGAE necesitaba una gestión de recortes en el gasto para garantizar su viabilidad pero hemos conocido en agosto el nombramiento de dos nuevos directivos con sueldos nada modestos.

Tendremos que pensar que si se contrata a un supuesto experto en EREs será porque quien asumió las funciones de la gestión de recursos humanos en SGAE a la vez que la financiera, Luis Felipe Palacios, no desea ejecutar una de las posibles y no deseables consecuencias de esa misma gestión financiera: un Expediente de Regulación de Empleo.

Nadie desea un ERE, pero parece que los gastos sociales de SGAE son inasumibles con la bajada de recaudación, la fuga de repertorio audiovisual a DAMA y la ausencia de líquido en los fondos del Pendiente de Identificar repartidos en años anteriores sin mucho criterio. O con demasiado, quizá.

Quizá alguno de los nuevos directivos autorales o técnicos de la entidad comprendan ahora por qué existía un Pendiente de Identificar de la entidad que tenía SGAE en 2011, y cómo resulta increíble ahora que su reparto en 2012 fuera realmente “identificado” y no simplemente “otorgado”. La ausencia de liquidez actual, que nos puede conducir a un no deseado ERE, también es consecuencia de aquel despilfarro de fondos líquidos,  y su reparto es aún objeto de fuertes críticas en todos los ámbitos.

SGAE finaliza la comunicación del nombramiento a la prensa, que no al socio, con una frase que choca frontalmente con la realidad que el socio conoce: “con este nombramiento, la SGAE continúa su estrategia de renovar y reforzar su equipo directivo, en línea con lo establecido en el plan estratégico de la entidad“.

ACAM, y creemos que la totalidad de socios de SGAE, desconocen ese supuesto “plan estratégico de la entidad”. Presuponemos que los socios de SGAE no deben estar preparados para recibir esa información, siquiera de forma esquemática, y que incluye complicados conceptos que no se deben o pueden comunicar.

De lo contrario, explicitar a la prensa nacional que existe un “plan estratégico” desconocido para el socio, que es el único propietario de SGAE, sería un claro reflejo de la actual gestión de la entidad: oscura, elitista y de clase, pues solo los directivos conocen, si es que es así, ese “plan estratégico” que incluye la contratación de más directivos ajenos al derecho de autor, con sueldos millonarios y a puertas de un supuesto o previsible ERE.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

11 − uno =