streaming

La venta de música en España aumentó en 2016 por tercer año consecutivo, en este caso un 1,67%, impulsada por el crecimiento del “streaming” de pago. Los españoles gastaron durante ese año 163,7 millones de euros en música grabada, una cantidad que supera tímidamente los 161,1 millones registrados en la temporada anterior.

El mercado digital sostiene la venta de música en España, algo que ha arrojado cifras positivas en los últimos tres años, en lo que parece una tendencia de recuperación en un sector masacrado por la piratería y las descargas ilegales de música.

Según el informe elaborado por Pomusicae, el pop en español sigue estando encabezando la lista de preferencias entre los consumidores. De hecho, Manuel Carrasco lidera por primera vez la clasificación de los álbumes con mayor venta en España.

Promusicae apunta que “después de pérdidas ininterrumpidas en España desde 2001 (cuando se vendían 603 millones de euros en fonogramas), 2014 acreditó un excepcional repunte del mercado de la música grabada en 21 puntos porcentuales. Las cosas fueron aún mejores en 2015, con unas ventas que superaban el registro anterior en un 6,85%”. Y esta tendencia, asegura, se consolida en 2016, con una “moderada subida” de 1,67% en comparación con los años anteriores pero que permite cerrar un trienio que acumula un crecimiento de casi un 30%.

El consumo de música digital mantiene el mercado, de manera que el 61,2% de ingresos ya provienen de la venta digital frente a un 38,8% para las tiendas de discos tradicionales. Y es que en 2016 se superó el millón de suscriptores de pago a los servicios de música que ofrecen streaming en España (Spotify, Apple Music, Google Play, Deezer, entre otros). Las cifras de este informe recogen que los ingresos por suscripción “aumentaron en un 37,4%, hasta los 62,2 millones de euros, mientras que el streaming gratuito y financiado por publicidad sube un 24,7% hasta los 25,3 millones”.  El sector digital pasó de generar unos ingresos de 79,6 millones a 100,2 millones de euros.

No obstante, la venta de CD y vinilos superó los 63,5 millones de euros en 2016, con más de 8 millones y medio de discos vendidos, la mayoría de ellos en formato CD y con aumento de los discos en vinilo, que pasaron de 362.000 en 2015 a 433.000 el pasado año.Una tendencia que se repite en otros países como en Estados Unidos, donde la venta de vinilos supone más ingresos que el “streaming” gratuito.

Promusicae yla Federación Internacional de Productores Fonográficos (IFPI, por sus siglas en inglés) han destacado el hecho de que la industria del disco fuese pionera y supiera adaptarse, antes que otros sectores culturales, a la demanda de la sociedad en sus necesidades actuales de consumo. El presidente de Promusicae, Antonio Guisasola, aprovechó la publicación de las cifras españolas de la industria en 2016 para reclamar al nuevo Gobierno “la necesidad de apostar firmemente por la creatividad musical de nuestro país como vehículo cultural” y añadió que “eso significa proteger el desarrollo que se ha alcanzado hasta ahora, que en términos de industria, pasa más que nunca por un modelo digital que sigue desprotegido y, a pesar de todo, avanzando en un terreno donde la piratería sigue siendo una gran amenaza”.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 + 7 =