SGAE, Palacio Longoria, Junta directiva, dietas

Los socios de SGAE de Pequeño Derecho, los autores de música, que aportan más del 80% del capital humano de SGAE y casi tanto del económico, han recibido -o lo están haciendo durante el día de hoy- un histórico comunicado de sus representantes en los órganos de gobierno de SGAE. Dada la transcendencia del mismo, y ante la insólita situación de bloqueo absoluto de SGAE, que afecta tanto a sus decisiones financieras como políticas y sociales, ACAM reproduce en su integridad el mismo:

“Estimados compañeros socios del Pequeño Derecho:
Por todos es sabido que asistimos a momentos de vital trascendencia para la supervivencia de los derechos de autor en todos los ámbitos. Mala imagen, peor comunicación, baja recaudación, devaluación de la cultura, olvido total por parte del Gobierno, y un sinfín de ataques externos son algunos de los graves problemas a los que nos enfrentamos. Pero seguimos pensando que, si gestionamos bien el presente, será posible vivir de los derechos de autor de una forma digna.

Hasta hoy hemos sido, como habréis comprobado, muy parcos en enviar comunicados o más información al respecto, evitando ampliar la masa de correos que unos y otros venimos recibiendo continuamente. Pero somos conscientes de que muchos de vosotros lo estabais demandando desde hace tiempo, y creemos que hoy es imprescindible que conozcáis una situación insostenible, así como la terrible indefensión y los abusos que está sufriendo nuestro colectivo. Por ello, hemos considerado muy necesario informaros por este medio de la realidad que vive en la SGAE el Colegio de Pequeño Derecho al que todos pertenecemos.A través de incomprensibles alianzas, nuestro colectivo ha sido sistemáticamente cuestionado, inducido al enfrentamiento y obligado a asumir decisiones ajenas que nos han perjudicado en muchas ocasiones. Y es que, a pesar de constituir prácticamente el 80% de la masa social de esta casa, es obvio que la composición de la Junta Directiva no refleja esta realidad, y los tres colegios restantes deciden cómo gestionar nuestros derechos, favoreciendo intereses editoriales, contrarios a menudo a los nuestros, en una alianza “contra natura” en la que nuestros compañeros del Audiovisual y Gran Derecho, sin el conocimiento necesario de nuestra problemática y, en ocasiones, sin que determinadas decisiones afecten en modo alguno a sus intereses y circunstancias, apoyan las propuestas de unas multinacionales hegemónicas que ven en ellos sus más firmes aliados.

Mientras tanto, vemos cómo nuestras liquidaciones caen año tras año y estamos a la cola de Europa, sin que exista una política efectiva que permita una adaptación a los retos que exige un nuevo mercado de los contenidos y una verdadera optimización del uso de nuestros repertorios en el entorno online, cuyas tarifas actuales son inaceptables por un colectivo autoral llamado a la más absoluta ruina de seguir por este camino.

Pero en la SGAE actual, los músicos elegidos por los socios de nuestro colegio para representar sus intereses y supervisar la gestión de sus derechos, no tenemos oportunidad alguna de determinar las políticas necesarias para defender adecuadamente estos derechos y vemos cómo constantemente se toman decisiones que nos perjudican como colectivo por parte de los representantes de los restantes colegios, capitaneados por un Colegio Editorial que nos impone sus propios intereses y un Presidente que no conoce los entresijos del mundo de la música y al que promocionaron y hoy mantienen, esencialmente, los editores de la Junta Directiva.

Algunas muestras de la falta de consideración de la actual Presidencia hacia nuestro colegio se ven en hechos como la ausencia de una representación legítima (entendiendo por tal la elegida por los socios) en el Patronato de la Fundación, empezando por quien lo preside, debido a que, a diferencia de los demás colegios, en nuestro caso, el Presidente decidió intervenir en la decisión de quiénes deben representarnos en dicho órgano. Ningún otro colegio, excepto el nuestro, sufrió injerencia alguna en el nombramiento de sus representantes en la Fundación.

Tampoco es admisible el hecho de que, tras los resultados de la reciente Asamblea Extraordinaria en la que un 55% de los socios rechazó las propuestas de reformas estatutarias, dejando claro que se trataba de un voto de censura a la Presidencia, el Presidente obviara responder a nuestro colegio sobre una solicitud de Junta Extraordinaria que analizase dichos resultados y sus posibles consecuencias. Pero este Presidente, ni rechazó, ni aceptó nuestra solicitud. Simplemente, no consideró oportuno darnos respuesta alguna, ignorándonos en un evidente ejercicio de desprecio a los legítimos representantes de nuestro colegio y, con ello, a todos nosotros.

Por todo ello, consideramos muy necesario informaros de las cuestiones planteadas y las decisiones adoptadas en la reunión del Comité Profesional de Pequeño Derecho (alguna de ellas ya anunciadas durante la Asamblea y que responden a una clara demanda de una gran mayoría de nuestra masa social):

  1. ¿PUEDEN EL PRESIDENTE Y LA JUNTA DIRECTIVA IGNORAR LA VOLUNTAD DE LOS SOCIOS EXPRESADA EN ASAMBLEA?

    El Comité de Pequeño Derecho acordó (y así lo hizo) elevar nuestra protesta formal al Presidente por su falta de respuesta y su inaceptable desprecio a una solicitud oficial de nuestro Colegio, exigiendo la inclusión en el Orden del Día de la siguiente reunión de la Junta Directiva de un punto que abordase las solicitadas cuestiones de análisis de los resultados de la Asamblea y ratificación de la confianza en la Presidencia. Finalmente, el Presidente incluyó el punto de análisis de los resultados de la Asamblea, rechazando cualquier legitimidad de la censura de un 55% de los socios participantes, pero se negó a someterse a una moción de confianza, como exigiría la más elemental ética democrática en tales circunstancias. Ni el Presidente, ni la Junta Directiva pueden ignorar el mensaje de los socios de la SGAE expresado en la Asamblea.
  2. ¿TIENE EL PEQUEÑO DERECHO LA REPRESENTATIVIDAD QUE LE CORRESPONDE EN LOS ÓRGANOS DE GOBIERNO DE LA SGAE?

    También se acordó la solicitud a la Administración de la Sociedad de un informe que desvele la real relevancia económica y social de nuestro colegio dentro de la SGAE, de cara a establecer la adecuada proporcionalidad intercolegial en los órganos de gobierno de la entidad, ya sea para promover una reforma de la actual composición de los mismos o, preferiblemente, para establecer una hoja de ruta de cara a la separación de gestiones dentro de la entidad que evite que colectivos que defienden intereses ajenos a los nuestros decidan sobre cuestiones que nos afectan. En todo caso, no estamos dispuestos a permitir que continúe la situación actual, en la que nuestro colectivo, que representa más de un 80% de la masa social y de los ingresos de esta casa, se vea gobernado por quienes representan una minoría en uno y otro concepto.
  3. ¿CUMPLE LA SGAE LO ESTABLECIDO POR EL REGLAMENTO EN RELACIÓN A LOS CONTRATOS EDITORIALES A EFECTOS DEL REPARTO?

    Acordamos también la solicitud a la Administración de la SGAE, en relación con los contratos editoriales, de:a) Auditoría de los contratos editoriales afectados por los repartos de los últimos cinco años (en cualquier ámbito). Se trata, en este caso, de asegurar el cumplimiento del Reglamento de la SGAE respecto de la obligación de aportar un contrato detallado para poder cobrar los derechos editoriales de una obra. La auditoría pretende comprobar si se hubiesen dado casos de pagos sin contratos o con contratos prescritos.b) Examen de esos mismos contratos (en este caso ya comprobada su existencia), a efectos de determinar si contemplan todas las modalidades por las que sus titulares hayan percibido ingresos, con especial atención a las cláusulas que incluían modalidades y medios inexistentes o desconocidos en el momento de la cesión, que la LPI de 1987 declaró ilegales. Ello afecta, muy especialmente, a los derechos generados online en aquellos casos en que no hubieran sido cedidos expresamente por el autor, o que se hubiesen considerado ilegalmente cedidos, en virtud de la mencionada cláusula, en aquellos contratos celebrados a partir de la entrada en vigor de la LPI de 1987. En todo caso, tanto si se diese la falta de contratos, como la aceptación de una cláusula ilegal desde 1987, exigiremos la inmediata paralización de pagos futuros en los casos señalados, así como los oportunos cargos que permitan la recuperación de lo pagado incorrectamente, siempre en beneficio de los autores perjudicados.
  4. ¿DEBEN COBRAR LOS EDITORES POR COPIA PRIVADA?

    Hemos solicitado a la Administración de la SGAE (y muy concretamente a sus Servicios Jurídicos) un informe en relación con los posibles efectos de la Sentencia REPROBEL (del Tribunal de Justicia de la UE) sobre los contratos de edición musical, con inclusión de un análisis comparativo de su repercusión en los países de la UE. Esta cuestión es compleja y sería largo de explicar aquí (consultad, por favor, este enlace) pero, en resumen, se trataría de determinar si la sentencia europea que cuestiona, en el supuesto de la excepción de la copia privada, “el establecimiento de un derecho exclusivo de remuneración a nadie que no sea el creador de la obra y que, por tanto, sería contrario a la Directiva que los Estados Miembros destinen una parte de la compensación equitativa a los editores”, que se dictó en el ámbito de las ediciones “reprográficas”, sería de aplicación a los contratos de edición musical. Ello podría conllevar la exclusión de los editores de la compensación por copia privada, recayendo esta exclusivamente en los autores. El informe que hemos solicitado incluye una comparativa con las entidades de gestión de nuestro entorno, ya que, según nuestra información, en el caso de la sociedad alemana GEMA, se ha optado por la retención de los pagos por remuneración equitativa por copia privada a las editoriales, a la espera de una resolución legal definitiva, lo que, a nuestro juicio, debería plantearse también desde la SGAE.
  5. ¿DEBEMOS EXIGIR EL CESE DE UN COLABORADOR DE LA FUNDACIÓN SGAE, REMUNERADO (CON NUESTRO DINERO), QUE ESCRIBE UNA CARTA INFAMANTE CONTRA LA SGAE, SUS DIRECTIVOS, SUS EMPLEADOS Y MUY ESPECIALMENTE CONTRA LOS MÚSICOS?

    Respecto del socio y actual director institucional de Artes Escénicas de la Fundación SGAE, Fermín Cabal Riera, y en relación al difamatorio escrito enviado por éste a los miembro del Colegio de Gran Derecho, en el que se insultaba gravemente a los autores musicales y se vertían graves acusaciones contra la SGAE, su personal, sus miembros y su directiva, el Comité Profesional de Pequeño Derecho solicitó al Presidente la inclusión en el Orden del Día de la siguiente reunión de la Junta Directiva de un punto en el que se acordase la propuesta de cese inmediato del Sr. Cabal como director institucional en la Fundación SGAE, dejando clara la rotunda oposición a que, quien ha insultado y descalificado tan gravemente a nuestro colectivo, represente a los autores en foro alguno y sea remunerado con cargo a nuestros ingresos como socios de esta entidad. Finalmente, el socio Cabal Riera presentó su dimisión como director institucional en Fundación SGAE a solicitud de su colegio. También, dentro de esta cuestión, se ha solicitado la tramitación de la correspondiente denuncia ante la Comisión Disciplinaria, de cara a la incoación, en su caso, del oportuno expediente disciplinario al socio en cuestión, así como el encargo de un informe de los Servicios Jurídicos de la SGAE en relación con la posibilidad de iniciar acciones judiciales por graves injurias y calumnias contra la entidad, sus empleados y sus socios.Entendemos que era muy necesario participaros de esta información y de estas iniciativas. Sabemos también que serán muchas las dudas, preguntas o propuestas que podáis tener y, también, críticas o sugerencias. Para ello, hemos solicitado la creación de una cuenta de correo en la SGAEpequenoderecho@sgae.es a la que podréis dirigiros en cualquier momento y que nos permitirá conocer vuestras opiniones y responder a todas aquellas cuestiones que queráis plantearnos.También queremos informaros de que, próximamente, convocaremos un encuentro autoral de Pequeño Derecho en la sala Berlanga de Madrid, con el fin de informar, debatir y conocer las opiniones de los socios respecto de estas y otras cuestiones que nos afectan de forma muy relevante, así como encuentros en las distintas sedes territoriales con el mismo fin y con un objetivo esencial:

¡Que la voz de los músicos se escuche fuerte y clara en nuestra casa!

Comité Profesional de Pequeño Derecho de la SGAE”

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

veinte − 17 =