copyright derechos autor ley propiedad intelectual

El modelo europeo que se quiere adoptar en la unificación normativa en la red está aún por definir. Son varias las propuestas que se pueden adoptar para buscar el «mercado único digital», que supondría eliminar las 28 legislaciones existentes en este momento en la UE.

Sin embargo, el PP en España, con la modificación de la Ley de Propiedad Intelectual, ahora recurrida en el Tribunal Constitucional, y con la práctica abolición de la compensación por copia privada (el mal llamado canon digital), se sitúa en las antípodas de todas las recomendaciones y nuevas normativas de la Unión Europea. De hecho, el Tribunal Supremo preguntó al Tribunal de Justicia de la UE sobre la idoneidad de que el pago de ese concepto recaiga en los presupuestos generales del Estado y no en la industria tecnológica.

Andrus Ansip, número dos de Jean Claude-Junker, presidente de la Comisión Europea, trabaja en lo que se ha llamado «mercado único digital», una iniciativa que persigue que la libre circulación de bienes y servicios llegue al mundo de internet. Es decir, que haya una regulación común para gestionar los servicios de telecomunicaciones, derechos de autor o protección de datos. El problema es que no se especifica qué fórmula se usará para esa unificación.

En la actualidad existen 28 normativas europeas diferentes para regular este sector, algo que, según Ansip, es «una seria barrera» para el funcionamiento del mercado digital.

La Comisión Europea tendrá que presentar en el Parlamento Europeo el borrador sobre la propiedad intelectual y su aplicación en el campo de las descargas de archivos protegidos antes del 20 de mayo. La Comisión Europea ya aprobó la normativa en lo referente a las sociedades de gestión el pasado año.

Los tres modelos posibles serían el nórdico, que no penalizan las descargas ilegales sino que impulsan con una gran inversión las opciones legales; el español, que aboga por cortar el acceso a internet cerrando servidores; o el alemán, que multa a los usuarios y no solo a los intermediarios.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 − Ocho =