Propiedad intelectual,copyright

Si los autores cobran derechos por sus trabajos fuera de la red es justo que también tengan que hacerlo si se usan o difunden por la red. Así lo reconoció ayer el Parlamento Europeo que dio el sí a la directiva sobre derechos de autor que pretende adaptar la ley al mundo digital.

Un total de 438 a favor, 226 en contra y 39 abstenciones fueron los resultados de la votación con la que la Eurocámara aprobó la nueva directiva sobre derechos de autor para adaptarla al momento actual y defender a los autores frente a los gigantes tecnológicos como Google, Youtube o Facebook, que tendrán que compartir los ingresos que consiguen con los agentes de la industria creativa.

Con este paso adelante, que aprueba esta modificación tras rechazarla el Parlamento Europeo en un primer intento el pasado mes de julio, se abren las negocaciones con el Consejo de la UE para adaptar la normativa, que data de 2001, al nuevo escenario actual con el desarrollo de las plataformas de Internet.

El texto aprobado pretende defener y garantizar que los creadores, esepcialmente músicos, intérpretes y guionistas, así como editores y periodistas, reciban una remuneración justa por sus creaciones cuando las platafomras de internet las compartan o difundan.

De esta manera, los gigantes digitales estarán obligados a firmar acuerdos con los autores o empresas para reproducir el contenido protegido.

Los artículos más polémicos en esta negociación son el 11 y el 13. El primero de ellos, como recoge Cinco Días, otorga a los editores de prensa el derecho renunciable a reclamar compensaciones por compartir sus artículos o fragmentos en plataformas digitales. En este punto se contempla que los editores puedan reivindicar este derecho durante 20 años.

En cuanto al artículo 13, pretende proteger los contenidos que se suben a las plataformas digitales para que no se viole el copyright, según publica el Huffington Post. De esta manera, los gigantes tecnológicos como Google, Youtube o Facebook tendrían que controlar que los contenidos que comparten sus usuarios no infringen derechos de autor. En concreto, tal como plasma Cinco Días, los proveedores de servicios de intercambio de contenidos en línea tendrán que adoptar “medidas adecuadas y proporcionadas” para garantizar “el correcto funcionamiento de los acuerdos” alcanzados con los titulares de los derechos. No obstante, quedarán exentas las pequeñas plataformas, ademas de enciclopedias en Internet, como Wikipedia, o plataformas de software de código abierto.

El texto contempla que los autores pueden reclamar una mayor cantidad por derechos de autor cuando lo acordado sea desproporcionadamente inferior a los beneficios obtenidos, que deben contemplar también los ingresos indirectos.

Ahora, tendran que comenzar las negociaciones para que la directiva se aprueba antes de finales de año, que es el objetivo marcado por Europa.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

uno × 5 =