ASAMBLEA GENERAL JUNIO 2018

Los socios de la SGAE rechazan las cuentas, la gestión y la modificación de estatutos

Los socios de la SGAE, reunidos en su Asamblea General en Madrid, rechazaron ayer la gestión realizada en 2007 por el equipo directivo, así como las cuentas correspondientes a ese ejercicio y la modificación de los estatutos de la sociedad.

En total fueron 25.581 votos los emitidos en la Asamblea General de la SGAE, de los cuales 14.559, es decir, un 56,91 por ciento, se manifestaron en contra de las cuentas de la entidad, frente a 9.735, un 38,05 por ciento, que dieron su aprobación, con 1.287 abstenciones, un 5,03 por ciento.

El informe de gestión fue rechazado por un mayor número de votos. De los 26.140 emitidos, 16.133 fueron en contra (61,72 por ciento), 9.059 a favor (34,66 por ciento) y 948 abstenciones (3,63 por ciento).

El punto que más papeletas en contra tuvo fue el de la modificación de estatutos de la SGAE que proponía la Junta Directiva, en base a los cambios en la Ley de Propiedad Intelectual. Del total de 24.683 votos, 16.442 se manifestaron en contra (66,61 por ciento), mientras que 16.442 (6661 por ciento) dieron su voto favorable y 471 (1,91 por ciento) fueron abstenciones.

La SGAE presentó ante sus socios el reparto de 2017, que alcanzo 248,2 millones de euros, lo que supone, según el informe, un 3,8 por ciento más, frente a los 239,1 millones de 2016. Entre los datos dados a conocer, destacan los derechos digitales, cuya recaudación creció un 20 por ciento, y los procedentes del extranjero, con 29,8 millones, un 2,5 por ciento más. También la recaudación de obras dramáticas se incrementó en un 5,3 por ciento, alcanzando los 10,8 millones de euros.

Sin embargo, bajaron los derechos de autor procedentes de radio y cable, un 1,1 por ciento menos, y de los ingresos sociales obtenidos por el área de soportes, que descendieron un 22 por ciento.

Foto: Luis Camacho/SGAE

ARTÍCULO EL MUNDO SOBRE REIXA

Antón Reixa rectifica su versión sobre La Rueda en la Audiencia Nacional y desmonta el caso

Cuatro años han pasado desde que Antón Reixa, presidente de la SGAE durante 14 meses después de la salida de Teddy Bautista, denunciará como fraude lo que se denominó La Rueda. Ahora, según desvela El Mundo, el líder de Os Resentidos ha cambiado su versión. Al menos en lo que se refiere a Atresmedia, a la que exculpa de prácticas ilegales en Antena 3. Eso, después de que, tal como asegura el citado diario, las composiciones de Reixa aparecen en la serie “Fariña”, emitida por esa cadena.

Fue el propio Antón Reixa el que propició la apertura de un procedimiento legal en la Audiencia Nacional contra lo que se denominó La Rueda. Aseguró entonces que se trataba de un fraude de millones de euros.

Ahora, El Mundo recoge el contenido de un acta notarial aportada a la Audiencia Nacional en la que el expresidente de la SGAE señala que “le entendieron mal, que él no denunciaba prácticas ilegales en Antena 3”.

En este escrito, entregado por los abogados de Nuria Rodríguez, directiva de la cadena imputada en este procedimiento, el compositor declara que “en algún momento de la declaración, la redacción puede dar lugar a interpretaciones que no reflejan con exactitud mi testimonio”.

Sin embargo, cuando se inició el procedimiento en la Audiencia Nacional debido a su denuncia afirmaba que “en el caso de Atresmedia no se producen fraudes autorales, aunque sí distorsiones encubiertas y pagadas con dinero negro a determinados intermediarios”.

Según publica El Mundo en su artículo, en el acta notarial presentado ahora declara que “quiero confirmar que al usar la expresión ‘dinero negro’, no me refiero a comportamiento alguno de Atresmedia. Me refiero a comunicaciones anónimas de algunos autores que yo había recibido que señalaban que habían tenido que pagar a intermediarios comisiones, y que no relacioné nunca con la dirección de Antena 3“.

Y continúan, recoge este periódico, “en lo que yo supe, Atresmedia pagaba los gastos de la producción y suscribía contratos editoriales en la línea de los hábitos de mercado con los autores”.

Ambas versiones son totalmente contrapuestas, pese a lo cual culpabilizó a los autores de música para la franja nocturna de cometer una ilegalidad, que ahora se demuestra que es inexistente, según ha aclarado el propio Antón Reixa con su rectificación.

En este sentido, ACAM ignora lo que afirmará Reixa en el futuro si se llegan a programar algunas de sus series en Tele 5 o TVE.

Jose_Miguel_Fernandez_Sastron_Presidente_SGAE_2018_EFE

Sastrón califica de “falsedades” las afirmaciones sobre la modificación de estatutos

El presidente de la SGAE, José MIguel Fernández Sastrón, ha remitido un comunicado en el que desmiente lo que considera “falsedades” que se están repitiendo sobre la modificación de estatutos de la entidad. Además, en una entrevista en Expansión asegura que no dimitirá si gana el no.

Sastrón denuncia en este escrito los que “parecen empecinados en mantener a ultranza una situaación de privilegio” dentro de SGAE, “a costa de llevar a la entidad a un clima de caos que justifique la intervención del Gobierno”.

En este escrito, apunta que la petición al Ministerio de Cultura para que intervenga SGAE “no tiene ningún fundamento” y su propósito es “un intento de politizar la institución” que puede impedir “que los socios tomen la palabra en la Asamblea General del 21 de junio.

Para Sastrón, no aprobar la modificación de los Estatutos de la entidad -cuyo borrador, afirma, está disponible en la web- conllevaría “desastrosas consecuencias”, ya que el Ministerio de Cultura podría imponer una sanción grave y la SGAE quedaría sin estatutos por los que regirse ya que los que se encuentran en vigor “no cumplirían las prescripciones legales. Y señala a “quienes quieren debilitar” la sociedad con la intervención de Cultura, porque pueden ocultar “otros intereses”, como “los de favorecer que grupos privados puedan hacerse con el repertorio de la entidad”.

El presidente de los Autores afirma que “el sistema de votación de la SGAE es escrupuloso y garantista”, gestionado por la misma empresa que hace año, una función que está supervisada por dos notarios. Sobre el sistema de votación online, establecido el pasado año, “funciona correctamente y la participación por esta vía está aumentando considerablemente”.

Niega Sastrón que los nuevos estatutos sean “presidencialistas” y den más poder a su figura, tal como afirman desde la oposición a su continuidad. “Solo cambia la forma en que es elegida” la presidencia, ya que se propone que la elección “la realicen los socios y no, como hasta ahora, la Junta Directiva”. Y recuerda que el cargo se limita a dos mandatos consecutivos, igual que el de los miembros de dicha junta.

Por último califica de “falso” que se altere la proporcionalidad de los colegios en la Junta Directiva, en detrimento de Gran Derecho, Audiovisual o Editores. “La Junta Directiva actual tiene 39 miembros -que pasarían a ser 21 con los nuevos estatutos-, un número excesivo, con un gravoso coste económico y muy superior a la media europea”, destaca. A lo que se añade un Consejo de Dirección de 14 miembros, que proceden de la propia directiva. Una “duplicidad innecesaria” y “poco eficaz”.

SGAE pagará este año un 30% más a los autores

Con motivo de la Asamblea General del día 21, son varias las entrevistas que han realizado los medios a José Miguel Fernández Sastrón. Entre ellas, una publicada por Expansión, en la que asegura que la entidad pagará este año “un 30% más de derechos a los autores”.

Sastrón recuerda que en 2017 se repartieron derechos por valor de 267,5 millones de euros, un 4 por ciento más que en 2016, “la cifra más alta desde 2012” y que en 2018 “vamos a crecer más. Esperamos superar los 280 millones de euros”.

En declaraciones a este medio, el presidente de SGAE afirma que “ni hay intervención ni la habrá porque para que haya una intervención tiene que haber algo que la justifique y no es el caso. Sobra criterio político aquí”.

Asegura que la SGAE encandena “dos años en beneficios tras las pérdidas de algo más de tres millones de euros registrados en 2015″.

Sobre la falta de transparencia de la que se le acusa desde la oposición, asegura que “no tenemos un problema de transparencia” y destaca que “falta de transparencia es, por ejemplo, que no sepamos lo que una plataforma como Spotify paga a las discográficas. Y nadie apela a esa transparencia que perjudica mucho a los autores”.

También habla de la llamada Rueda para negra lo que se ha dicho sobre este tema. “Nada de lo que se ha dicho es real. El reparto del dinero que estos autores podrían percibir no depende de las normas de la SGAE”.

Lo que tiene claro, según la entrevista, es que no dimitirá si gana el no a la reforma de los Estatutos. “Haremos otra propuesta”.

asamblea general SGAE

SGAE lleva la modificación de sus estatutos a la Asamblea General del día 21

Los miembros de la SGAE con derecho a voto están llamados a las urnas el próximo día 21 durante la Asamblea General de la entidad que se celebrará en Madrid, en la que deben decidir si aprueban o no la modificación de estatutos que salió adelante en mayo.

Dicha aprobación levantó polémica ya que se produjo un empate entre los miembros de la Junta Directiva, de manera que fue el voto de calidad del presidente, José Miguel Fernández Sastrón, el que inclinó la balanza hacia el sí.

El orden del día de la Asamblea General incluye el examen y aprobación, si procede, de las cuentas anuales y aplicación de responsabilidad social corporativa 2017; examen y aprobación, si procede, de las cuentas anuales y aplicación del resultado del ejercicio 2017 y examen y aprobación, si procede, de texto consolidad de Estatutos de la SGAE.

La Asamblea General del próximo día 21 no será fácil. El colectivo Coalición Autoral ha mostrado su postura enfrentada a la modificación de estatutos al considerar que no garantiza la “regeneración ética” de la sociedad y que “trata de imponer un sistema presidencialista”.

Por otro lado, el Ministerio de Cultura ha remitido a la SGAE un requerimiento antes del día 19 le envíe un informe sobre la forma en la que se ha comunicado a los socios el sistema de votación de estatutos que tendrá lugar en la asamblea.

Además, opositores a Sastrón exigían a Cultura que nombrará un observador para la Asamblea General, punto que el ministerio ha descartado al considerar que la “responsabilidad” del proceso corresponde a la propia entidad, aunque asegura que estará “muy vigilante”

Esta medida responde al decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros el pasado mes de abril que incluye que las entidades de gestión de derechos que suben de unos determinados ingresos, como el caso de SGAE, han de crear un órgano de control interno compuesto por miembros ajenos a esta entidad.